AUSENCIA.

Dejo el rostro, mis manos

y una bufanda de lana,

por sí tienes frío

por sí necesitas de mí.

Dejo mis huellas, el alma enlatada

las pequeñas cosas que quedan

las cartas que todavía no envíamos

y las que tampoco fueran hechas

Insisto que me voy

aunque no quiera

soñaré con el regreso

imagino mi sombra de nuevo.

Dejo los pocos libros

y la angustia e incertidumbre

de no saber cuando volvere.

Autor: Alejo Tomas Ambrini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.